“Esteros del Ibera”  

 

 Te contamos que hicimos y como la pasamos en los Esteros de Ibera.

 Salimos en 2 grupos, viajamos 6 personas que ocupábamos 2 vehículos, en la camioneta viajo Néstor y Humberto donde llevaron todos los equipos mas el compresor, en el auto de Miguel viajo Héctor, Pablo y Charly.-

 

 Viajamos todos muy cómodos y el viaje se hizo entretenido ya que el paisaje es muy bonito y no es tan lejos, son 700 Km. desde la Escuela de Buceo a Chavarria, lugar donde nos hospedamos.  Llegamos y nos acomodamos en la casona antigua, un casco muy amplio y con comodidades para albergar a 12 buceadores, propiedad de Norma y Silvio ( madre e hijo ) que trabajan juntos. Norma se encarga de la parte de hospedaje y Silvio como guía turístico, les cuento que es un re capo y se conoce todos los rincones.-

 

 Primer día de actividad: Viajamos hasta un pueblo, a unos 30 Km. de Chavarria, que se llama Mantilla, antiguamente tenia un cierto movimiento ya que reparaban y abastecían la línea del ferrocarril, arquitectónicamente el pueblo esta conformado por viviendas todas muy similares tipo galpones, Estación de Tren, quintas y mucho campo. Todo este hermoso Pueblo en el que surgía el trabajo seguido de  progreso,  gracias a Carlitos que saco el Ferrocarril, quedo en la nada. Hoy es un pueblo fantasma donde prácticamente no vive nadie, únicamente los que aman profundamente su tierra, el lugar donde se criaron y nunca pierden las esperanzas. Tanto ancianos como niños conviven compartiendo y disfrutando  la enorme naturaleza que los rodea.-

   El comienzo de la aventura: llegamos a la estación del tren donde utilizamos una zorra de ferrocarril hecha por ellos mismos y que prácticamente  es propiedad del pueblo. En ella atamos un acoplado y cargamos tanques, lastre, equipos y  todo lo que usaríamos durante la estadía en el rió Batel. El viaje duró unos 40 minutos que fueron inolvidable, por ese tiempo paso por nuestra cabeza un montón de sensaciones nunca antes vividas;  paisajes, adrenalina, sentimientos y cosas que se nos hacían inexplicable. La presencia del motor de la zorra hacia sobrevolar  a las aves, las que nos brindaron un espectáculo no previsto. Cada vez se hacia más tupida la flora silvestres, en la que en partes nos envolvía por completo y sentíamos la vida animal que estaba y no se hacia presente ...... era como estar mirando el  Discoveri Chanel.

   Cuando llegamos al Batel bajamos todos los bártulos hasta la orilla del canal, donde nos equipamos y dimos comienzo a nuestro primer Buceo. Nos esperaba una visibilidad de aproximadamente 5 metros, con fondo arenoso, una suave corriente  y una infinidad de peces como; bogas, rayas, sábalos, viejas del agua, palometas, etc.-

   El buceo es en corriente, prácticamente no se aletea y  únicamente moves las aletas para dar la dirección de marcha. La profundidad máxima es de 7 u 8 metros en algunas partes, que es donde se forman pozones, ahí es donde se encuentran los cardúmenes de distintas especies, es todo tan rápido ya que pasábamos a gran velocidad, que te cuesta distinguir que peces pasan por tu vista.-

 

  El buceo se hace con una lancha de apoyo y  una ves culminado el mismo subimos a la embarcación y regresamos al lugar de campamento.-

 

  Para almorzar llevamos una vianda de sándwich´s de milanesa, tartas de verdura y choclo y por supuesto bebidas bien frescas. Nos tomamos un par de horas para comer y descansar un rato. El silencio rompía en los oídos y prácticamente nadie hablaba creo yo particularmente que todos se tomaron un rato para dejarse llevar por los ruidos de las aves y dejar la mente en blanco.-

 

  Al par de horas decidimos continuar con la actividad y salimos en la lancha con un grupo de 3 buceadores , nos fuimos internando en los esteros del Batel con unas maniobras inexplicable que iba dibujando nuestro guía  corriente arriba navegando  mas o menos unos 45 minutos.

  Pasando por laberintos muchos de ellos sin salidas pero siempre estábamos tranquilos ya que la compañía de Silvio el guía nos explicaba todos los recovecos posibles a encontrar,  de esta maneras llegamos al punto   mas lejano.... mas no se podía anclamos esperamos unos minutos y nos tiramos dejándonos llevar por la corriente la visibilidad era extraordinaria y la  cantidad  de peces de gran porte era interminable, así llegamos prácticamente hasta el campamento, desembarcamos y dimos lugar al resto del grupo  para que hicieran el mismo  recorrido de una hora y media.-

  Una vez que regresaron, juntamos campamento cargamos todo nuevamente y después de unos minutos de relax y fotografías que sacábamos  regresamos en la fabulosa e imperdible zorra, les juro que parecíamos del lejano oeste, realmente una experiencia nueva e inolvidable, regresamos  a la casa donde cenamos un asado, un baño y muy cansado nos acostamos a dormir.

 

Segundo día, el grupo se quedo sobre la ruta donde pasa el rió Batel, Silvio y yo nos fuimos a Mantilla buscamos la zorra y solos hicimos el recorrido, esto fue porque la lancha quedo en el campamento, navegamos aproximadamente 45 minutos hasta llegar al puente donde nos aguardaban el resto del grupo y ansiosos por bucear, ya estaban equipados comenzaron con el buceo muy similar al primer día, comimos una picadas y regresamos a la casona, ellos partían de regreso a  Bs. As a la tarde temprano.-

   Mientras ellos se aprontaban yo cargue los cilindros, un gomón, equipos y sin desperdiciar ni un minuto de un hermoso sol salimos a bucear al rió Corrientes, quedamos Néstor Silvio y yo conocimos el lugar y le regalamos un bautismo de Buceo a nuestro amigo y guía Silvio, no estuvo muy interesante ya que la visibilidad no era optima por cuestiones

naturales, había llovido y crecido el rió un día antes.

  Terminamos a media tarde, regresamos acomodamos toda la carga, cenamos nos quedamos a descansar y partimos de regreso al otro día por la mañana temprano.

  Yo tenia que hacer unos tramites y contactos para poder conseguir una espectacular canteras que contaremos mas adelante.-

  Salimos de Chavarria a las 9.30 de la mañana tomando unos mates llegamos hasta el populoso santuario del Gauchito Gil, bajamos recorrimos y nos enteramos de la historia, seguimos nuestro viaje hasta llegar al pueblo de Curuzú, pudimos concretar la cita con la persona indicada, después de una charla muy cordial nos dio

la llave de la tranquera del aras donde tiene el criadero de caballos pura sangre de carrera y nos encontramos con el lugar tan buscado por nosotros 3 canteras espectaculares una de ellas con 45 metros de profundidad, otra con 15 metros y la 3º con 25 metros después de bucear en una de ella les cuento que tienen una visibilidad de 8 metros con un agua totalmente cristalina, un fondo con partes de árboles petrificados mucha vegetación, peces, tortugas, mas información de este lugar de Buceo tendrás próximamente en nuestra web, te prometemos hacer una salida para que la disfrutes.

Terminando el buceo ya emprendimos el regreso a Bs. As.  sin mas paradas llegamos a la escuela a las 23 hs. del lunes.-

 Agradecemos la participación de los buzos que nos acompañaron en esta salida:

Pablo Agostinetti

Néstor González

Charly Quejeiros

Héctor Ferreira

Y en particular a Ernesto Santa María

    

Curso de Náutica Deportiva / Venta de Equipos: Usados  - Nuevos / Entrenamiento / Diagrama de cursos / Otros cursos de la escuela/Fotos/Salidas/ Servicios / ¿Donde estamos? / ¿Quienes Somos? Formulario/ Emergency First Response/Fiesta Aniversario/Referentes bajomar / Nitrox/Sumergidos/